Shakira en Vélez

Con un repertorio lleno de éxitos, la cantante hizo vibrar a más de 80 mil fanáticos en los dos shows porteños del tour mundial Fijación Oral.

Shakira completó el tramo argentino del tour Fijación Oral con dos conciertos en el estadio Vélez Sársfield que convocaron a más de 80 mil personas.

Los fanáticos enloquecieron con el hitero setlist de la colombiana, aunque más de uno destacó un nivel inferior en la puesta (en comparación al Tour de la Mangosta, la gira anterior) o quedó indignado ante la corta duración del show (casi 90 minutos). ¿Quién puede culparlos por querer más? En la cúspide de popularidad internacional, Shakira se muestra también en un momento sólido como performer y, acompañada de una banda que se ajusta a la mezcla de géneros que la caracteriza, elige prescindir de la parafernalia y los artificios que son regla en otros números de pop de estadio. La cantante continuará con la gira en Perú, Ecuador, Puerto Rico, República Dominicana y Miami.

Un solo de hora se funde lentamente con un sintetizador oscuro y un beat triphopero. El intrigante sonido del instrumento africano redobla, anuncia la aparición de Shakira y desemboca en el estribillo de “Estoy aquí”. Instantáneamente, los 40 mi asistentes tiemblan ante el inicio de un recital decididamente hitero y así estarán todos durante 90 minutos. Tienen a su ídola delante, descalza, sonriendo y agitando su melena metalera.

La banda multicultural de siete integrantes cumple en el ensamblaje de ritmos latinoamericanos y árabes, depositándolos en un envase rockero occidental. La diva no solo canta y baila en plena forma, también interviene con su harmónica y hasta se despacha con un aceptable solo de guitarra en “Don’t bother”, uno de los pocos temas en inglés del repertorio (cabe destacar que su voz suena más flexible y convincente en español).

La coreografiada interacción de la cantante con sus músicos sólo se interrumpe en “Obtener un Si”, una balada de aire carioca acompañada por la silueta de una orquesta virtual proyectada en el fondo, y en “No”, cuando aparece con un impactante vestido rojo cuyas mangas se transforman en alas gigantes. En comparación al estándar de alta tecnología que se maneja en los conciertos de otras estrellas del pop, la puesta del Oral Fixation Tour es poco más que modesta. Pero en este espectáculo, el poder reside en la performance.

Por supuesto, un concierto de la colombiana no estaría completo sin el baile de vientre y el característico ajetreo de caderas. Con “Ojos así” y el cierre “Hips Don’t Lie” hubo de sobra. Pero, contrario a lo que se cree, es una parte mínima de todo lo que Shakira es capaz de dar en vivo.

Fuente: Rolling Stone Latinoamerica

Shakira en el estadio de Vélez -vivo-

Shakira “Hips Don’t Lie”

Leave a comment

Filed under Actualidad, Video

Comments are closed.