Internet amplía sus fronteras

Los usuarios de la Red, nombrados personajes del año por la revista ‘Time’, prueba del poder de ese vehículo mediático

Un espejo para admirarse a uno mismo. Ésa es la fórmula que eligió la revista Time en su portada para designar al usuario de Internet como el personaje del año 2006, al considerarle como protagonista de la nueva explosión que se vive en este nuevo vehículo mediático. Pero ese espejo puede servir también como percha para reflejar la fuerte competencia que sufren los medios tradicionales ante el empuje de portales como MySpace y YouTube, y echar un vistazo atrás a los acontecimientos del último año en Silicon Valley.

Adolf Hitler estuvo una vez en esa misma portada en 1938, José Stalin apareció en dos ocasiones (1939 y 1942), también la reina Isabel II (1952), por no dejar de mencionar al ayatolá iraní Jomeini (1979) entre otras influyentes figuras, como la del ex alcalde neoyorquino Rudolph Giuliani (2001). La forma en la que se “consumen” los medios de comunicación está cambiando de una forma dramática gracias a Internet, con nuevas plataformas para el intercambio de información y la difusión de opiniones que están obligando a las empresas del sector a replantearse sus estrategias.

La era de la información

Internautas- PAULA VILLARLa original portada de la última edición del Time es un ejemplo en ese sentido. “Usted, no nosotros, está transformando la era de la información”, comenta el subdirector de la revista, Richard Stengel. Y reconoce que los cibernautas están derrotando a los profesionales de la comunicación “en su propio terreno”, el de la elaboración de los contenidos. Los blogs y los podcats son utilizados a diario por millones de usuarios para dar rienda suelta a su creatividad, por no dejar de mencionar populares portales como MySpace, YouTube o la enciclopedia Wiki.

La rivalidad por sacar tajada a este negocio es intensa. El pasado mes de julio, el conglomerado mediático NewsCorp, controlado por el magnate de origen australiano Rupert Murdoch, daba el primer paso al desembolsar 580 millones de dólares (450 millones de euros) por Intermix Media, haciéndose así con el control del negocio de la comunidad virtual MySpace, un portal utilizado mayoritariamente por jóvenes, donde se cuelgan vídeos caseros, fotos y conversaciones privadas. Tres meses más tarde daba un paso similar Google, al pagar 1.650 millones de dólares por YouTube.

En menos de un año, YourTube pasó de la nada a registrar más de un millón de visitas diarias a su portal con vídeos caseros. La fórmula de este negocio es simple: suministrar servicios en red, difundir contenidos elaborados por el internauta y recibir publicidad a cambio. Eric Schmidt, consejero delegado de Google, explicaba el día que se oficializó la compra de YouTube que esta nueva plataforma mediática facilitará un acceso universal a la información que se difunde en la red. Schmidt dice que es el paso en la evolución de Internet, como no hace mucho lo fuera el portal para la descarga de música Napster o los programas operativos abiertos Linux.

Y toda acción viene acompañada de una reacción. La respuesta inmediata a la compra de YouTube fue que los cuatro grandes conglomerados de la industria del entretenimiento -NewsCorp, Viacom, CBS y NBC Universal- estén considerando crear una plataforma para la difusión de sus propios contenidos en Internet. Walt Disney, propietaria de la cadena “abc”, ya dispone de un servicio gratuito en Internet para ofrecer a los usuarios el acceso a sus series de televisión más populares. Aunque la gran mayoría de los vídeos que se difunden por este nuevo medio son caseros, entre los más populares se encuentran programas de televisión pirateados por los internautas.

Algunas compañías han amenazado a YouTube con demandarla por violar los derechos de propiedad. Otras optan por llegar a acuerdos con estas web para que puedan difundir contenidos. El filón de este negocio trasciende a la industria mediática. El operador Verizon también ultima un acuerdo con YouTube para poder distribuir vídeos a través de su servicio de telefonía móvil VCast. Su rival Cingular, filial de AT&T, prueba con MySpace.

Hay quien prefiere poner las cosas en perspectiva y se pregunta si la maniobra de Google o la de NewsCorp aportan verdaderamente un valor añadido a sus negocios. Los datos pueden ayudar a entender las reservas. El 70% de los estadounidenses adultos usan Internet en algún momento de su rutina diaria. Pero lo relevante está en saber lo que hacen. Apenas un 8% de los usuarios tiene su propio blog, según Pew Internet and American Life Project, y de esos bloggers el 84% lo hace por hobby. El 26% de los internautas se declara dispuesto a compartir material personal con otras personas. El potencial, en todo caso, está ahí.

Más allá de la atención que están generando estos portales, hay otros nombres en el universo tecnológico que fueron protagonistas en 2006, como el esperado lanzamiento de la videoconsola PS3 de Sony o el sistema operativo Windows Vista de Microsoft, junto con su nuevo paquete de programas Office o su reproductor Zune. Otra de las caras que podrían haber salido en la portada de Times para reflejar la lucha que se libra en el Valle de la Silicona podría ser la del consejero delegado de Apple, Steve Jobs.

Dentro de dos semanas, en paralelo al Consumer Electronic Show en Las Vegas, podría presentar en el MacWorld su nuevo ingenio tecnológico iTV, un reproductor para televisión similar al popular iPod, e introducir el esperado iPhone, un teléfono móvil con capacidad para reproducir contenidos digitales en forma de imagen y sonido.

Microsoft le sigue muy de lejos en este mercado, mientras los fabricantes de ordenadores Dell y HP buscan atraer la atención de los clientes.

Los expertos en la industria del entretenimiento intentan mirar más allá aún de estos portales y explican que el filón está en la tecnología móvil. Yahoo!, Google y Microsoft ya tienen divisiones específicas para este nuevo mercado. Y en las escuelas de cine en Boston y Los Ángeles se imparten cursos especializados para la producción de películas para dispositivos celulares. Pero para que se pueda pasar esta frontera hacia el universo inalámbrico, los operadores de telecomunicaciones deberán encontrar una fórmula que permita suministra el servicio a un precio asequible.

A las grandes corporaciones de EE UU les gustan las películas de espías

Los directivos de las grandes corporaciones estadounidenses parece que son aficionados a las películas de espías. Algunos de ellos incluso tratan de acercar esas prácticas a sus organizaciones empresariales. El caso más reciente ha sido el fichaje del ex director del FBI Louis Freeh por parte del grupo automovilístico DaimlerChrysler para que investigue presuntos sobornos dentro de la empresa, en los que estarían implicados varios empleados.

La compañía está siendo investigada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos y se trata de hacer frente a esa situación de una manera correcta. Es decir, que no les ocurra lo mismo que a Hewlett Packard, donde ha tenido que dimitir hasta su presidenta, Patricia Dunn, por haber aplicado métodos ilegales en su investigación para averiguar de dónde salían las filtraciones a la prensa de las reuniones de su consejo de dirección.

En septiembre saltó el escándalo del fabricante de ordenadores de Palo Alto, en California, tras revelarse que había espiado a consejeros y periodistas con tácticas de dudosa legalidad.

Casi tres meses después y con varias cabezas cortadas, entre ellas la de la presidenta del consejo de administración, Patricia Dunn, la compañía ha llegado a un acuerdo extrajudicial con el fiscal general del Estado de California, Bill Lockyer, experto en enfrentamientos con grandes corporaciones, ya que fue el que persiguió a Enron en la crisis de los apagones.

El pacto supone el pago por parte de HP de 14,5 millones de dólares (11 millones de euros) para zanjar las demandas, la mayor parte de los cuales (13,5 millones de dólares) se destinarán a crear un fondo para perseguir ese tipo de delitos. El millón restante se utilizará para pagar los costes originados por el proceso de Hewlett Packard.

El pacto evita la penalización de la compañía y cierra la puerta a nuevas demandas contra sus directivos, aunque queda abierta, sin embargo, la vía criminal contra Patricia Dunn y otras cuatro personas, algo que preocupa poco en Wall Street, donde la compañía se ha revalorizado en un 40% este año a pesar del escándalo.

Fuente: ELPAIS.com

Leave a comment

Filed under Internet, Tecnología

Comments are closed.