Un nuevo estudio apoya la teoría de Freud sobre la histeria

PUBLICADO EN ‘NEUROLOGY’

  • Imágenes del cerebro apoyan la teoría de Freud que achacaba la histeria a un trauma

MADRID.- En el siglo XIX los trabajos de los psiquiatras Sigmund Freud y Jean-Marie Charcot dieron un giro al conocimiento de la histeria, un trastorno que se consideraba exclusivamente femenino y de la que se desconocía prácticamente todo. Freud achacaba la histeria a un trauma. Un reciente estudio muestra imágenes de las alteraciones de la actividad del cerebro que apoyan esta teoría.

Sigmund Freud con su hija Anna en Las Dolomitas. (Cortes�a del Museo Freud de Viena)Freud definió la histeria como un trastorno de conversión. Entre los síntomas más comunes de la histeria conversiva destaca el adormecimiento de un miembro que llega en ocasiones a la parálisis, pérdida de memoria y ataques que no tienen un origen orgánico. Freud sostenía que todo esto era el resultado de un trauma, unido a un aumento de la angustia provocado por la falta de relaciones sexuales.

El nuevo estudio se ha publicado en la revista ‘Neurology’. El equipo de investigadores canadienses tomó imágenes por resonancia magnética funcional del cerebro de tres mujeres con trastorno de conversión. Las tres participantes sufrían trastorno de conversión sensorial, que implica la pérdida de sensibilidad en un algún miembro. Las participantes tenían adormecidas una mano o pie del lado izquierdo del cuerpo sin que se pudiera justificar por alguna irregularidad física.

Los investigadores realizaron un experimento que consistió en tocar el miembro adormecido a las participantes y observar la reacción en la actividad del cerebro. En una persona sana, este estímulo provoca la activación del área de la corteza cerebral relacionada en el hemisferio opuesto.

En el caso de la mujeres enfermas, el área cortical relacionada con el miembro no se activó. En su lugar se activó una zona relacionada con las emociones. Después los científicos tocaron los dos miembros a la vez. En este caso se activaron las áreas del córtex correspondientes de ambos hemisferios, aunque las tres mujeres seguían sin sentir un miembro. También se activaron las áreas relacionadas con las emociones que habían observado activarse en la experiencia anterior.

Según los investigadores “estos datos muestran cambios claros en el cerebro que conducen a la histeria”. Muestra que “un proceso muy real” está detrás de este trastorno.

El hecho de que estructuras emocionales se activen con el tacto sostiene la teoría de que el trastorno tiene su origen en un trauma psicológico o en el estrés. El trauma provoca un funcionamiento defectuoso del cerebro. La actividad inapropiada en esas áreas inhibe la actividad normal de las zonas del córtex relacionadas con la sensibilidad y el movimiento.

El equipo está ahora estudiando si los problemas sensoriales mejoran si distraen al paciente durante la estimulación. “Una posible explicación”, apunta Omar Ghaffar, del Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook, en Toronto (Canada), “es que la estimulación bilateral actúe como distracción y ésto haga que se supere la inhibición de la zona cortical”.

El científico no sabe si sus investigaciones culminarán en una nueva terapia para tratar la histeria. Actualmente se tratan los trastornos de fondo de cada individuo, como la ansiedad.

Fuente: elmundo.es

Leave a comment

Filed under Ciencia

Comments are closed.