Una familia para la flor gigante

El misterio en torno a la familia botánica a la que pertenece una de las flores más grandes del mundo fue finalmente develado después de casi 200 años.

Para sorpresa de los científicos, la Raflesia, cuyas flores de color rojo intenso, con olor a carne podrida y que pueden llegar a medir hasta un metro de ancho, pertenecen a un grupo de plantas que dan flores muy pequeñitas.

El olor de la Raflesia se asemeja al de la carne podrida.

La Raflesia era difícil de catalogar dadas sus inusuales características, como por ejemplo el hecho de que no tiene raíz, hojas ni tallo, señalaron los científicos.

La gigantesca flor -que pesa hasta siete kilos y, tanto por su apariencia como por su fragancia, se asemeja a la carne en estado de descomposición- atrae a las moscas carroñeras que se encargan de polinizarla.

Además, estas extrañas plantas que crecen en el sureste asiático son parásitas.

Evitando el proceso de fotosíntesis, la Raflesia crece de una vid tropical, de la que toma sus nutrientes.

A paso acelerado

Los botánicos de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, analizaron el ADN de la planta en busca de sus orígenes. El grupo de las Raflesias comprende 50 especies individuales.

El estudio reveló que las plantas pertenecen a la familia de las Euphorbiaceae.

Las plantas de esta familia, en las que se incluyen los árboles de caucho y la planta de aceite de ricino, se caracterizan por sus pequeñas flores, comentaron los investigadores.

“La sorpresa más grande es que están dentro de un grupo que incluye flores diminutas”, señaló el director de la investigación Charles Davis, experto en Biología Evolutiva de la Universidad de Harvard, Estados Unidos.

Los botánicos creen que el florecimiento de la planta comenzó a evolucionar a paso acelerado hace unos 46 millones de años,.

Se estima que las flores pasaron de un tamaño de 2 milímetros a su medida actual en ese período.

Este cambio pudo haber traído aparejadas dos grandes ventajas, le dijo a la BBC el profesor Davis.

“Estas plantas crecen exclusivamente en el suelo de los bosques tropicales, que están muy pobremente iluminados. No tienen una manera fácil de presentar sus flores a los insectos para la polinización”, explicó Davis.

“Al maximizar su superficie, es más fácil distribuir su fragancia para que llegue más lejos, lo cual le permite atraer a las moscas carroñeras”.

También gracias a su tamaño, las moscas pueden verlas fácilmente y acercarse a ellas.

La flor más alta del mundo es la Titan Arum, con una altura de casi 3 metros. Al igual que la Raflesia, huele a carne podrida, pero no pertenece a la misma familia.

Fuente: BBCMUNDO.com

Leave a comment

Filed under Ciencia, Tecnología

Comments are closed.