Marte: la clave está en el mar

Un mar congelado hallado en Marte es uno de los lugares más promisorios para buscar indicios de vida en el planeta rojo, señaló un equipo de científicos británicos.

Sin embargo, el equipo aclaró que las misiones diseñadas para buscar microbios bajo la superficie marciana no tienen la capacidad de perforar hasta una profundidad suficiente como para encontrar células vivas.

El mar congelado en la región de Elysium es el sitio más prometedor.

Los investigadores del University College de Londres (UCL), Inglaterra, dicen que los microbios en los primeros metros del terreno de Marte morirían por efecto de la intensa radiación.

Podría haber vida a una mayor profundidad, donde las condiciones son más benignas, afirman los expertos.

Alcance

El problema es que las perforadoras de las misiones a Marte no alcanzan estas profundidades, afirmó Lewis Dartnell, del Centro de Matemáticas y Física en la Ciencias de la Vida y la Biología Experimental del UCL.

Estas misiones, como la europea ExoMars, podrían hallar indicios de que una vez hubo vida, por ejemplo en forma de proteína, fragmentos de ADN o fósiles, explicó Dartnell, y eso, “sería un gran descubrimiento en sí mismo”.

Pero añadió que “el Santo Grial para los astrobiólogos es encontrar células vivas que podamos calentar, alimentar con nutrientes y despertar para poder estudiarlas”.

“No es plausible que haya sobrevivido vida ‘dormida’ en las capas cercanas a la superficie del planeta -me refiero a los primeros dos metros debajo de la superficie- de cara al campo de radiación iónica existente”.

“Hallar vida en Marte depende de la aparición de agua en estado líquido en la superficie del planeta, pero la última vez que hubo agua líquida desparramada por Marte fue hace mil millones de años”.

El estudio, publicado en la revista Geophysical Research Letters, mapea los posibles niveles de radiación cósmica a varias profundidades, tomando en consideración las condiciones en distintas superficies de Marte.

A diferencia de la Tierra, Marte no está protegido por un campo magnético global o una densa atmósfera, y por miles de millones de años ha estado expuesto sin protección alguna a la radiación del espacio.

Los cálculos de Dartnell sugieren que la posibilidad de supervivencia cerca de la superficie alcanza sólo unos pocos millones de años.

Esto significa que las posibilidades de encontrar vida en el planeta son magras.

Los científicos necesitarían excavar en profundidad y enfocarse en áreas muy específicas, de difícil acceso, como por ejemplo cráteres recientes o zonas donde el agua salió a la superficie hace no mucho tiempo.

Los investigadores sugieren que uno de los mejores lugares para buscar células vivas en Marte es en el mar congelado cerca de la región conocida como Elysium, en una zona vecina al ecuador del planeta rojo.

Esto se debe a que el hielo es relativamente reciente -se cree que ascendió a la superficie en los últimos cinco millones de años- y por lo tanto ha estado expuesto a la radiación por un período de tiempo relativamente corto.

Secretos helados

El agua es una suerte de escudo de hidrógeno ideal para proteger la vida en Marte de las destructivas partículas de radiación cósmica.

Las misiones europeas no tienen la capacidad de hacer excavaciones profundas.El hielo también tiene la ventaja de que es más fácil de perforar que la roca.

Pero, incluso así, las células sobrevivientes pueden quedar fuera del alcance de las máquinas perforadoras.

El descubrimiento de un vasto mar congelado justo por debajo de la superficie marciana fue anunciado en 2005.

El hallazgo fue hecho gracias a las fotografías de la sonda Mars Express que mostraron surcos y otros rasgos en un área de entre 800 y 900 kilómetros.

Según John Murray, de la Open University, Jan-Peter Muller, de UCL, y otros científicos dijeron que probablemente un evento catastrófico inundó el paisaje hace unos cinco millones de años.

Se cree que estas aguas luego se congelaron y quedaron cubiertas por una capa de polvo o cenizas.

Fuente: BBCMUNDO.com

Leave a comment

Filed under Ciencia, Tecnología

Comments are closed.