Probando la primera moto a hidrógeno

Montar la primera motocicleta a hidrógeno es una experiencia “verde” y muy divertida. ¿Pero dónde deja esta moto a su prima, la que funciona con gasolina?

Una sensación extraña; extraña y emocionante. Eso es lo que se siente al montar la primera moto creada para el uso, que funciona con combustión de hidrógeno.

El único ruido que siente el conductor es la fricción de las gomas y el viento que silba en el casco de protección.

La gente no mira cuando uno se acerca. Simplemente se queda boquiabierta cuando uno ya pasó.

La ENV -Vehículo de Emisiones Naturales, por sus siglas en inglés- se conoce más bien por su apodo: “envy”, o envidia.

Acelera como una motocicleta de 125cc, tiene un andar suave y fácil de controlar; sube hasta los 80 km/h, y pueden cubrir una distancia de 160 km. sin repostar.

Todo eso. y el único “residuo” que contaminará la atmósfera es vapor de agua.

Tanque lleno

De todos modos, tiene tres grandes inconvenientes.

Acelera como una moto de 125cc., tiene andar suave y es fácil de controlar.En primer lugar, la moto por sí misma es completamente “verde”, pero la producción de hidrógeno no lo es.

Hoy en día, el grueso se produce a base de combustibles fósiles. El proceso completo es menos contaminante que la producción de petróleo, pero igual impacta al ecosistema.

En segundo lugar, ¿dónde cargaría uno el tanque? El hidrógeno se compra fácil, cuesta lo mismo que la nafta, pero ninguna gasolinera lo vende.

Por eso, todavía los conductores deben ser muy concientes de las rutas que toman, a menos que estén dispuestos a cargar un galón con combustible de repuesto.

Producción masiva

En tercer lugar, estas primeras motos pueden llegar a costar hasta US$12.000, lo que es un gran gasto para una pequeña motocicleta.

Sus fabricantes -Intelligent-Energy, en Leicestershire, Inglaterra- insisten en que estos problemas desaparecerán en los próximos años.

Creen que, para entonces, las grandes fábricas de automóviles ya estarán produciendo vehículos a hidrógeno en forma masiva, lo que obligará a todo el sector a devanarse los sesos en busca de soluciones.

Ahora, el aspecto científico. El combustible de hidrógeno existe desde la década de 1960.

El motor de la ENV funciona por la alimentación de hidrógeno a una cámara, donde reacciona con oxígeno para crear electricidad, con un único residuo: vapor de agua.

Asiento explosivo

De paso, si a usted le preocupa el hecho de montar una moto que va cargada de un tanque lleno de hidrógeno inflamable, los fabricantes aseguran que no es más peligroso que la gasolina… Algo que nunca le preocupa a uno, ¿o sí?

Los primeros prototipos de la ENV circulan desde hace un par de años, pero sus fabricantes esperan sacar al mercado un lote del modelo final, pronto para el uso, antes de fin de año.

Por último, la mayoría de los fanáticos de las motocicletas pesadas jamás abandonarán sus motores ensordecedores, pero varios cientos de miles de personas que van al trabajo en moto sí pueden preferir la ENV.

Esta moto está pensada para el mercado de motociclistas citadinos.

A mí me encanta dar vueltas en motos pesadas y ruidosas, pero conducir la ENV fue muy divertido. Fue una diversión extraña.

Fuente: BBCMUNDO.com

Leave a comment

Filed under Ciencia, Tecnología

Comments are closed.