Nueva generación de antibióticos

Una nueva generación de antibióticos podría reducir en la mitad el tiempo de tratamiento con este tipo de fármacos.

Científicos de la Universidad de Londres, Reino Unido, están desarrollando un compuesto nasal, llamado HT61, contra una bacteria de gran resistencia, la staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM, también conocida por sus siglas en inglés, MRSA).

Esta bacteria, que se suele alojar en la nariz de los pacientes, es una de las principales causas de infecciones postoperatorias, muchas de ellas fatales, en los hospitales británicos y de otras partes del mundo.

Dos tipos

En el futuro, se podr�an usar combinaciones de antibióticos para el tratamiento.Las infecciones bacterianas están compuestas por dos tipos de bacterias, las comunes, que pueden eliminarse con antibióticos y las resistentes a éstos.

Diversos estudios indican que estas últimas aumentan su resistencia precisamente como respuesta al uso innecesario de antibióticos por parte de algunos pacientes.

Los investigadores esperan que el HT61, en forma de crema, las elimine de la nariz y, posteriormente, por otros medios, de todo el cuerpo.

El fármaco ha tenido resultados “muy satisfactorios” contra la SARM en ensayos clínicos con animales y se probará con 60 personas en 2007.

Los científicos consideran que se podría comercializar en un plazo de cinco años.

“Potente”

El director del equipo de investigación, Anthony Coates, catedrático de microbiología médica en la St George’s Medical School de la Universidad de Londres, dijo que hasta ahora el HT61 ha demostrado ser “potente contra la SARM”.

Otro investigador, Clive Page, profesor de farmacología en el King’s College de Londres, señaló que el estudio podría facilitar el surgimiento de un conjunto de fármacos destinados a hacer frente a las bacterias resistentes, en una variedad de condiciones.

“Podría ayudarnos a ofrecer una combinación de medicamentos: uno contra la bacteria débil y el otro contra la forma resistente”, explicó.

“Si uno mezcla, por ejemplo, la penicilina, con este compuesto, podría dar un tratamiento que dure uno o dos días, en lugar de los cinco a siete días actuales”, añadió.

En estos momentos, se dedican años de trabajo al desarrollo de un antibiótico convencional, que se puede utilizar durante apenas 18 meses antes de que aumente la resistencia de las bacterias.

Fuente: BBCMUNDO.com

Leave a comment

Filed under Ciencia, Tecnología

Comments are closed.