Triple Frontera: dinero sin rastro

Desde afuera no parece el centro financiero de una empresa internacional que envía miles de millones de dólares al extranjero, pero si uno deja atrás a los dos guardias que bloquean la escalera encuentra, en el primer piso de un galería de negocios de aspecto dudoso, un local llamado Telefax.

Telefax pertenece al empresario libanés Kassem Hijazi y, según las autoridades paraguayas y estadounidenses, desde allí se envían grandes sumas de dinero al extranjero y se esconde la identidad de sus verdaderos dueños.

Se cree que el dinero procede de actividades ilegales, como el tráfico de armas y drogas, la evasión fiscal y la fabricación de productos falsificados.

“Las pruebas que vimos señalan claramente que este señor (Kassem Hijazi) estaba moviendo grandes cantidades de dólares en su nombre y escondiendo la identidad de los dueños de ese dinero”, dijo Carlos Maza, del Departamento de Seguridad Interna, de Estados Unidos.

“Kassem Hijazi es un jugador clave, que ha descubierto la vulnerabilidad del sistema paraguayo y cómo se mueve el dinero a través de los bancos”.

“Frustración”

Pero lo que realmente preocupa a Estados Unidos es que parte de este dinero es utilizada para financiar actividades terroristas y a organizaciones radicales como Hezbolá y Hamas.

El abogado de distrito de Nueva York, Robert Morgenthau, procesó a varios bancos estadounidenses por haber transferido miles de millones de dólares de la Triple Frontera hacia cuentas en el Medio Oriente.

“Descubrimos dinero que iba al Banco Árabe de Ramalá (en los territorios palestinos)”, comentó Morgenthau a la BBC.

“El Banco Árabe es conocido por ser utilizado por los terroristas. Pero ésa es sólo parte de la frustración. Uno no sabe quién envía el dinero ni quién lo recibe”, agregó Morgenthau.

La BBC vio los números contables de Telefax, que muestran que la compañía tiene una facturación anual de apenas US$50.000.

Pero varias copias de transacciones incautadas por las autoridades de Paraguay dan cuenta de otra realidad.

Allí se ve que Telefax realiza transferencias internacionales de dinero por diez veces ese valor casi en forma diaria.

Desmentida

El dueño de Telefax, Kassem Hijazi, aceptó realizar una entrevista con la BBC, y en ella mostró varios de los documentos donde supuestamente aparecen miles de transferencias internacionales por cantidades millonarias.

Según Hijazi, cada uno de esos documentos fue falsificado.

“Deben probar que soy culpable. Incluso el fiscal dice que los documentos son falsos. No lo decimos nosotros, lo dice el fiscal. Yo no estaba enviando dinero al extranjero. Son las casas de cambio las que mandan el dinero y las que falsifican los documentos. Nosotros no transferimos dinero al extranjero”, señaló Hijazi.

Hijazi admitió que utilizaba números, en vez de nombres, para identificar a sus clientes, pero dijo que lo hacía porque le aliviaba el papeleo.

La BBC examinó algunos de los documentos y vio que una gran cantidad de dinero -alrededor de US$10 millones- habían sido transferido a Líbano en un año.

Tres de esas transferencias -por US$100.000, US$70.000 y US$42.200- fueron realizadas en el espacio de dos días hacia una empresa en Beirut que al parecer no existe.

Adolfo Marín, el primer fiscal del caso, dijo que era muy difícil investigar los envíos de dinero a Beirut porque los bancos allí están dominados por Hezbolá.

“No tengo idea qué pueden exportarnos desde Líbano, o sea que el dinero que viaja a Líbano no es para pagar por productos importados”, dijo Marín.

“Por lo tanto es posible formular una hipótesis sobre la probabilidad de que ese dinero tenga vínculos con el terrorismo”, agregó.

Pero Hijazi niega que esto sea así. “Es ridículo”, dijo.

“Eso aquí no sucede. La gente con quien trabajo son amigos, no terroristas. Ellos fueron investigados, y si hubieran encontrado pruebas los habrían incriminado”.

“Ayudando a nuestros hermanos”

Las palabras de Hijazi fueron apoyadas por el Jeque Taleb Jomha, el líder de la comunidad libanesa en la Triple Frontera, que asciende a 30.000 personas.

“No le estoy contando ningún secreto cuando le digo que Irán y Siria apoyan a Hezbolá”, señaló.

“Irán tiene la capacidad de enviar armas y cohetes. Nosotros no. Dicen que de aquí se envía dinero al Medio Oriente. Es verdad. Pero no para apoyar a grupos político o militares, sino para ayudar a nuestros hermanos”, expresó.

Kassem Hijazi no enfrenta cargos de lavado de dinero o terrorismo.

En Paraguay, financiar actividades terroristas no es un crimen, y la ley sobre lavado de dinero es anticuada. Todo esto hace que sea muy difícil que se acusa formalmente a alguien.

Una nueva ley sobre lavado de dinero lleva dos años languideciendo en el Congreso sin ser aprobada.

Mientras tanto, Hijazi ha sido acusado de evasión fiscal, un cargo que también niega, y seguramente sea juzgado el año entrante.

Fuente: BBCMUNDO.com

Leave a comment

Filed under Economía

Comments are closed.