‘La Niña’ empieza a formarse y amenaza con una intensa temporada de huracanes

SEGÚN METEORÓLOGOS DE LA ADMINISTRACIÓN DE EEUU

  • Según los científicos estadounidenses, ‘El Niño’ se puede dar oficialmente por acabado
  • Los meteorólogos advierten de que las condiciones desfavorables pueden durar años
  • El último periodo largo de La Niña fue entre 1998 y 2001, y favoreció graves sequías

EFEOjo del huracán 'Isabel', en 2003. (Foto: EFE)

WASHINGTON.- Científicos estadounidenses han advertido de que el fenómeno meteorológico conocido como ‘La Niña’ ha empezado a formarse en la zona ecuatorial del Pacífico, por lo que se avecina una agitada temporada de huracanes en el Atlántico.

La Administración Nacional estadounidense de Océanos y Atmósfera (NOAA) ha dado a conocer su previsión para la próxima temporada y los datos no son especialmente tranquilizadores para la zona del Caribe y el sur de Estados Unidos, donde se desarrollan la mayoría de los huracanes.

Según la NOAA, ‘El Niño’ se puede dar oficialmente por acabado, después de un breve periodo de existencia que empezó en el 2006, lo que está originando un rápido descenso de las temperaturas de las aguas del Pacífico, tanto en la superficie como en las capas inferiores.

El fenómeno climático denominado ‘La Niña’ se caracteriza por un significativo enfriamiento de la superficie del océano Pacífico ecuatorial a partir de febrero, efecto contrario al de ‘El Niño’, que aparece en diciembre.

“Recientemente, temperaturas más frías de lo normal se han dado en la superficie del Pacífico ecuatorial en la parte centro-oriental, lo que indica una posible transición a condiciones de ‘La Niña'”, ha informado la agencia gubernamental encargada de prever las condiciones meteorológicas.

Más huracanes en el Atlántico

“Aunque otros factores científicos afectan la frecuencia de los huracanes, hay una tendencia a que haya un número mayor de lo normal de huracanes en el Atlántico y menos de lo normal en el Pacífico oriental durante ‘La Niña'”, explicó el administrador de la NOAA, el vicealmirante Conrad C. Lautenbacher.

La llegada de ‘La Niña’ no parece ser un asunto temporal y los meteorólogos advierten de que estas condiciones pueden durar varios años.

“Los episodios de La Niña tienden a desarrollarse de marzo a junio, alcanzan su máxima intensidad entre diciembre y febrero y se debilitan durante los meses de marzo y mayo”, explicó el meteorólogo del Centro de Predicción Climática Vernon Kousky.

“El último periodo largo de La Niña fue entre 1998 y 2001, lo que contribuyó al surgimiento de graves periodos de sequía en muchas regiones del oeste de Estados Unidos”, afirmó Douglas Lecomte, especialista en la materia del Centro de Predicción Climática.

La NOAA también dejó claro que sus científicos no tienen todos los datos necesarios para predecir la gravedad de los efectos de La Niña. La agencia indicó que el 15 de marzo dará a conocer sus previsiones para la primavera y que no será hasta mayo cuando emita su análisis de cómo será la temporada de huracanes en el Atlántico.

Escasez de precipitaciones

No es sólo la región atlántica la que está en el punto de mira de los meteorólogos. Lautenbacher expresó su preocupación por los efectos del esperado periodo de sequía en el Estado norteamericano de Texas, donde ya se vive una grave escasez de precipitaciones.

El año pasado la NOAA predijo una temporada de huracanes menos intensa que en el 2005 y los cálculos se cumplieron, para respiro de los habitantes del Estado de Florida y la cuenca del golfo de México.

En el 2005, la NOAA avisó de que la temporada de huracanes sería más intensa de lo normal, en parte precisamente por las condiciones creadas por la aparición de La Niña.

Ese año, el huracán ‘Katrina’ devastó el golfo de México, especialmente los estados norteamericanos de Misisipí y Luisiana, lo que obligó a la evacuación de la ciudad de Nueva Orleans, que tardará décadas en recuperarse de los daños sufridos, según los expertos.

Fuente: ELMUNDO.es

Leave a comment

Filed under Ciencia

Comments are closed.