Más protección para la Amazonia

Vastas extensiones de bosque tropical en Brasil serán protegidas gracias a una nueva ley.

Los segmentos de tierra en el estado de Para, en el norte de Brasil, ocupan unas 16,4 millones de hectáreas, lo que equivale a un área mayor que Inglaterra.

Miles de especies silvestres viven en esos bosques, entre ellas jaguares, osos hormigueros y coloridas lapas.

Los defensores del medio ambiente señalan que la decisión tomada por el gobernador del estado, Simao Jatene, es una de las iniciativas conservacionistas más importantes de los últimos años.

La nueva ley protegerá la tierra de la tala insostenible y de las prácticas agrícolas que han contribuido al deterioro de muchas partes de la Amazonia.

“Si algún bosque tropical en este planeta permanece intacto en los próximos cien años, será esta porción de la Amazonia del norte, debido en gran parte al logro visionario del gobernador”, dijo Russell Mittermeier, presidente de Conservación Internacional.

“La región tiene más bosques tropicales intactos que ningún otro sitio, y la protección de nuevas áreas garantizada por el estado de Para representa un paso histórico para asegurarnos que se mantenga la rica biodiversidad de la región y para mantener los servicios esenciales del ecosistema”.

Corredor

Son nueve las áreas que serán protegidas y éstas se vincularán con las reservas existentes para formar un enorme corredor de conservación en la Amazonia del norte.

Este corredor, conocido como la región del Escudo Guayanés, se extiende desde Guayana, pasando por Surinam y la Guayana Francesa hasta Brasil.

Es considerado una prioridad en términos de conservación global, ya que contiene más del 25% de los bosques húmedos tropicales de la Tierra.

Casi un 90% de los bosques del Escudo Guayanés es virgen. Además, la región contiene las reservas de agua dulce más significativas de los trópicos americanos: casi un 20% del agua del mundo pasa por ahí.

Entre las especies en peligro que viven en las nuevas áreas protegidas están la nutria gigante, el mono saki barbudo del norte y el mono araña.

Se cree que desde 1970, más de 600.000 kilómetros cuadrados de bosques tropicales en la Amazonia -un área más grande que Francia- han sido destruidos.

Conservación Internacional dice que la continua deforestación a este ritmo colocaría a toda la región en peligro para 2050, y pondría creciente presión sobre el planeta, además de la que ya existe por los gases de efecto invernadero que se desprenden en la atmósfera y que usualmente son absorbidos por los árboles.

Adalberto Verissimo, investigador del Instituto del Hombre y Medio Ambiente de la Amazonia (Imazon), que trabaja conjuntamente con el gobierno del estado de Para y Conservación Internacional dijo: “éste es un gran esfuerzo hacia la creación de áreas protegidas en bosques tropicales”.

Fuente: BBCMUNDO.com

Leave a comment

Filed under Ciencia, Tecnología

Comments are closed.