Desaparece… y vuelve a aparecer

Sedimentos extraídos del fondo marino de la Antártica muestran que la plataforma de hielo más grande del mundo se ha desintegrado y reaparecido muchas veces en el pasado.

Las fluctuaciones de la plataforma de hielo Ross fueron descubiertas gracias a las perforaciones en el suelo marino debajo de la gigantesca masa de hielo, hechas por une quipo de científicos.

Los investigadores están realizando excavaciones en las inmediaciones de las bases de Estados Unidos y Nueva Zelanda en la isla de Ross.

El equipo tratará de vincular la información que obtengan con lo que ya se sabe del clima de la región en el pasado.

Y a largo plazo, el objetivo es descubrir qué pasó con la plataforma de Ross -una masa enorme de hielo flotante del tamaño de Francia- en los últimos 10 millones de años.

Los investigadores forman parte del primer equipo en realizar perforaciones como parte del proyecto internacional Andrill, que investiga la historia geológica de la Antártica.

Vemos que la plataforma tienen numerosos ciclos o que por momentos hay una capa de hielo en la zona y en otros la capa no existe”, explicó el doctor Tim Naish, especialista en paleontología climatológica del Instituto de Ciencias Geológicas y Nucleares de Nueva Zelanda y uno de los principales científicos del proyecto.

“Estas fluctuaciones son dramáticas”.

“La gran pregunta es cuán estable es esta gran plataforma de hielo, la plataforma Ross, que está alimentada por la capa de hielo de la Antártica del Oeste “, afirmó Naish.

Signos

Pocas semanas después del inicio del proyecto, con más de 600 metros perforados en el fondo marino de la Antártica, los científicos han podido demostrar que esta parte del hielo en el pasado ha sido aguas abiertas y en otras ocasiones, ha estado recubierta por una capa de hielo.

“Cuando la capa de hielo está ahí, los sedimentos que se encuentran parecen escombros. Son la clase de sedimentos que uno encuentra en el frente de los glaciares”, explica Naish.

“Cuando el hielo se levanta un poco, el agua puede fluir por debajo, y se convierte en una plataforma de hielo, todavía quedan escombros, pero también hay sedimentos que muestran que había agua alrededor, que iba y venía.

“Cuando la capa de hielo desaparace y tienes aguas abiertas, la situación es completamente diferente, con alta productividad biológica y muchos microfósiles preservados”.

Los científicos también quieren determinar, estableciendo la fecha de los sedimentos, cuándo desapareció el hielo, para relacionarlo así con el clima de ese momento.

Un mundo más cálido

El objetivo, explica Naish, es tratar de hacer una analogía con lo que pueda pasar en un clima más cálido, que es lo que predice para el futuro el Panel sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

La idea “es encontrar información de cómo la plataforma de hielo Ross se comportó durante los últimos millones de años, cuando las temperatura del centro del hielo sugieren que el planeta era dos o res grados más cálido”, explicó un integrante del proyecto Andrill.

Los científicos saben que las plataformas de hielo son las partes más vulnerables de la Antártica. En la Península Antártica, donde las temperaturas se han elevado en los últimos 50 años, ha habido colapsos espectaculares, como la desaparición en 2002 de la plataforma Larsen B.

La desaparición de una plataforma de hielo puede contribuir a la pérdida de más hielo del continente antártico.

10 o 12 metros

Si la capa de hielo de la región oeste de la Antártica y su contraparte en el norte, Groenlandia, se derritiesen, los niveles del mar en el mundo se elevarían entre 10 y 12 metros. Y hay evidencias, dice Naish, de que la capa de hielo en el oeste de la Antártica -y no solamente la plataforma de Ross- han desaparecido durante los períodos más cálidos en el pasado.

Perforaciones anteriores demostraron que las capas de hielo eran bastante dinámicas, desapareciendo y reformándose en línea con los ciclos de Milankovitch de la Tierra. Estos son pequeños “tambaleos” en la órbita de la Tierra que ocurren cada 20.000, 40.000 y 100.000 años.

Pero, explicaa Naish, “durante estos ciclos naturales, el dióxido de carbono nunca subió por arriba de las 300 partes por millón. Por lo tanto, en los últimos 200 año, se ha producido un aumento sin precedentes de CO2, que es un 30% más alto que lo que ha sido en varios millones de años y ha sucedido a una velocidad que nunca antes hemos visto, desde un punto de vista geológico”.

Evidencia significativa

Para entender más, el equipo de Andrill estudiará exhaustivamente lo que extraigan por debajo de la plataforma de Ross.

Hasta el momento, el equipo ha perforado más de 600 metros y espera llegar a perforar a una profundidad de 1.200 metros por debajo del fondo marino.

De todos modos, la evidencia en los sedimentos de lo que ocurrió en la plataforma de Ross y en la capa de hielo de la Antártica Oeste es significativa.

“Si desaparecieron en el pasado, cuando no había los actuales niveles de CO2 y la Tierra era dos o tres grados más cálida, ¿qué pasará si se duplican los niveles de CO2 y aumenta en gran medida la temperatura”, se pregunta Naish.

Leave a comment

Filed under Ciencia, Tecnología

Comments are closed.