Un banco sólo para mujeres

Hasta hace tres años, Aruna Gaikwad ganaba apenas 20 rupias (US$0.44) al día, trabajando en una granja. Ahora ha establecido un exitoso negocio de venta de vegetales y gana 400 rupias (US$9) diariamente.

Gaikwad, de 34 años de edad, es una de las miles de mujeres de una región azotada por la sequía, Mann Desh, en el estado indio de Maharashtra, cuyas vidas se han transformado gracias al banco Mann Deshi Mahila Sahakari (MDMSB, por sus siglas en inglés).

El banco ha ayudado a un gran número de mujeres a establecer pequeñas empresas.El banco, establecido hace nueve años, es una cooperativa única en su tipo, dirigida por mujeres y para beneficio de éstas.

“Nuestra misión es apoyar a las mujeres de las áreas de mayor pobreza para que alcancen su independencia financiera y puedan ser autosuficientes”, dice la presidenta y fundadora Chetna Gala Sinha.

Sinha proviene de una familia de acaudalados comerciantes de Bombay, la capital de Maharashtra, y tiene un título de postgrado en economía.

Después de casarse con Vijay Sinha, un agricultor y activista, dejó la vida de la gran ciudad y se estableció en Mhaswad, una aldea del distrito de Satara, del que forma parte Mann Desh.

Préstamos diarios

El banco, que tiene su sede en Mhaswad, opera en cinco distritos.

Muchas mujeres de Maharashtra, el estado indio más industrializado, trabajan en la agricultura.Un aspecto singular de este banco completamente computarizado es que ofrece créditos semanales y quincenales a sus clientas, la mayoría de las cuales gana su dinero diaria o semanalmente.

A diferencia de otros bancos, también ofrece préstamos diarios para la compra de legumbres o frutas.

Con cerca de 48.000 miembros y con activos por un valor de 90 millones de rupias (US$2 millones), la tasa de reembolsos es del 97,5%.

El banco, cuya clientela está compuesta por mujeres pobres con ingresos anuales de 22.000 rupias (US$490) como promedio, ha creado 16.720 empresarias en la región.

Historias de éxito

Un ejemplo es Archana Rasal, de 28 años de edad, quien escapó de su esposo alcohólico y su suegro abusivo, hace seis años, y decidió criar a su hija por su cuenta.

Shobha Raut, v�ctima del polio, administra su propia tienda.En la actualidad es una costurera de gran demanda y gana 8.000 rupias (US$180) al mes.

Otro ejemplo es Sakubai Lokhande, una mujer de una casta baja, con 11 nietos, que desconoce su edad real.

Lo que verdaderamente le importa es que, a su edad, está ganando US$180 cada mes, gracias a la fabricación y venta de escobas y sogas.

Ha pagado por la construcción de las casas de sus dos hijos y está financiando la educación de sus nietos.

Otra mujer, Shobha Raut, una víctima de la poliomielitis, es ahora dueña de una tienda de víveres y mantiene a sus padres.

MDMSB es el primer banco del país con más de 6.700 miembros de las castas bajas.

Escuela de comercio

“También tenemos hombres que hacen depósitos, pero sólo ofrecemos financiación a través de mujeres”, dice la presidenta del banco.

“Hemos observado que cuando las mujeres controlan las finanzas del hogar, se les dedica más dinero a los niños, a la educación, a la salud y a otras necesidades domésticas importantes”, señala.

Recientemente, el banco creó una escuela de comercio para darles entrenamiento técnico, financiero y de comercialización a niñas que hayan tenido que abandonar sus escuelas y a mujeres sin una educación formal, con vistas a ayudarlas a comenzar y optimizar sus pequeñas empresas.

El banco también ha establecido centros para facilitar la planificación y gestión, por parte de las campesinas, de sus actividades agrícolas, así como la comercialización de sus productos con rendimientos óptimos.

Derechos de propiedad

Para evitar que los hombres saquen a sus esposas de sus casas o vendan las propiedades cuando se les antoje, la presidenta del banco ha puesto en marcha una idea novedosa.

Chetna Gala Sinha es la presidenta y fundadora del banco.“Para obtener préstamos, las mujeres deben lograr que sus esposos las declaren como copropietarias”, explica Sinha.

“Los beneficios monetarios de los préstamos animan a los hombres a acceder de buena gana”, añade.

El banco ha ayudado a cerca de 600.000 mujeres a convertirse en copropietarias de sus hogares.

En 2004, también convenció a las autoridades a incluir los nombres de las mujeres en los documentos de propiedad, como reconocimiento de su derecho a ser también dueñas de sus casas.

Ahora las mujeres pueden usar esos documentos ante los tribunales para evitar que sus esposos vendan o se deshagan de la propiedad común.

Incentivos

El banco también ha creado un incentivo para que las mujeres se conviertan en propietarias, dándoles un 1% de reembolso sobre los intereses pagados por concepto de préstamo.

Con vistas a estimular a las niñas a que estudien, les ofrece becas y préstamos con bajos intereses.

También ha establecido programas de seguros y pensiones para mujeres.

“Nuestro banco demuestra la efectividad del microcrédito como herramienta financiera destinada a ayudar a los más pobres entre los pobres”, dice Sinha.

“Quisiéramos extender nuestras a actividades para que también beneficien a trabajadores migratorios y a vendedores callejeros en áreas urbanas”, explica.

“Hemos demostrado que ofrecer servicios bancarios a los pobres no siempre es una forma de perder dinero”.

“Cada historia de éxito ha inspirado más innovación y creatividad”, concluye.

Fuente: BBCMUNDO.com

Leave a comment

Filed under Actualidad, Economía

Comments are closed.