Los sonidos del Sol

Enormes anillos de gas caliente y electrificado en la atmósfera del Sol se comportan como un instrumento musical, afirman los científicos.

Estos “arcos coronales” portan ondas sonoras casi de la misma manera como el sonido pasa por un órgano de tubos.

Los arcos coronales son generados por el campo magnético del Sol.Las llamadas “micro llamaradas” solares generan explosiones de sonido que después se propagan por los arcos coronales.

“El efecto es muy similar al que se produce al puntear una cuerda de guitarra”, le dijo a la BBC el profesor Robert von Fay-Siebenbuergen en el Encuentro Nacional de Astronomía en Preston, en el Reino Unido.

La corona es una atmósfera de gas -o plasma- caliente y cargado de electricidad, que rodea al Sol. La temperatura de ésta debería reducirse a medida que se aleja de la superficie del Sol.

Sin embargo, la temperatura de la corona es hasta 300 veces más alta que la de la superficie visible de la estrella, o fotósfera. Y nadie puede decir por qué.

Chorros ardientes

Los arcos coronales pasan cientos de miles de kilómetros por encima de la superficie del Sol como enormes chorros ardientes generados por el campo magnético de la estrella.

Mientras el plasma solar pasa de la fotósfera a los arcos, es calentado a unos 5.700ºC hasta más de un millón de grados centígrados.

La explosiones solares conocidas como “micro llamaradas” pueden liberar la energía equivalente a millones de bombas de hidrógeno.

Estas explosiones pueden enviar unas ondas acústicas inmensamente poderosas que atraviesan los arcos a decenas de kilómetros por segundo, con lo que crean “música de órgano” cósmica.

“Estos arcos pueden tener hasta 100 millones de kilómetros de longitud y conducir las ondas y sus oscilaciones de manera similar a la de un órgano de tubos”, dice Youra Taroyan, del Centro de Investigación de Física Solar y Plasma Espacial (SP2RC, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Sheffield.

Las explosiones de sonido decaen en menos de una hora y se disipan en la ardiente corona solar.

El profesor von Fay-Siebenbuergen, quien dirige el SP2RC, dijo que el estudio de cómo el plasma se calienta en arcos a tan altas temperaturas puede acelerar el desarrollo de fusión nuclear a escala industrial en la Tierra.

Estrella en la Tierra

La fusión nuclear es el mismo proceso que da energía al Sol y a otras estrellas. A diferencia de quemar combustibles fósiles, las fusiones nucleares no producen dióxido de carbono, el gas de invernadero al cual los científicos culpan del calentamiento del planeta.

La fusión funciona mediante el principio de que la energía puede liberarse al juntar forzosamente los núcleos atómicos en lugar de separarlos, como sucede con las reacciones de fusión que realizan las plantas nucleares actuales.

En el centro del Sol, la alta presión gravitacional permite que esto ocurra a temperaturas de unos 10 millones de grados centígrados.

Dado que la presión en la Tierra es mucho menor, las temperaturas para producir fusión tienen que ser más altas, por encima de los 100 millones de grados centígrados.

En experimentos de fusión nuclear, se pueden usar poderosos campos magnéticos para aislar el plasma de las paredes de un recipiente de contención.

Esto reduce la pérdida de calor conductivo, lo que permite que el gas electrificado pueda calentarse a altas temperaturas.

Los sistemas de confinamiento magnético más prometedores tienen forma anular, y se los conoce como torus.

El profesor von Fay-Siebenbuergen dijo que un arco coronal puede dar claves sobre cómo mejorar la fusión nuclear, porque puede considerarse como un medio-torus.

Fuente:  BBCMUNDO.com

Leave a comment

Filed under Ciencia, Tecnología

Comments are closed.