“Genes mutantes” contra el cáncer

Un mecanismo genético que causa el crecimiento de tumores también podría usarse para tratar el cáncer, dijeron investigadores de Estados Unidos.

Un equipo de la Universidad de California estudió a ratones que heredaron una cantidad incorrecta de cromosomas ricos en genes y descubrió que ese error les había causado cáncer a algunos de los animales, pero había evitado el desarrollo de la enfermedad en otros.

Cada célula humana generalmente tiene 23 pares de cromosomas.Los investigadores esperan que, en el futuro, se puedan fabricar fármacos que bloqueen el suministro del número correcto de cromosomas a las nuevas células, con vistas a destruir determinados cánceres.

Los científicos explicaron su idea de lo que llaman la “terapia por aneuploidía” en el último número de la revista especializada Cancer Cell.

¿Consecuencia o motivo?

Se sabe que la aneuploidía -muy pocos o demasiados cromosomas- está vinculada al cáncer.

Lo que no está claro es si la misma es simplemente una consecuencia de mutaciones en los genes que causan tumores o si ella provoca directamente el cáncer, al fomentar mutaciones en estos genes.

Cada célula humana generalmente tiene 23 pares de cromosomas: en cada uno de los primeros 22 pares hay un cromosoma heredado de la madre y otro del padre, mientras que los cromosomas del par 23 determinan el sexo.

Las células de los ratones normalmente tienen 20 pares, pero los investigadores estudiaron a animales con cantidades muy variables de cromosomas, para ver si la aneuploidía aumentaba su posibilidad de contraer cáncer.

Gen supresor

Efectivamente, los ratones con el número incorrecto de cromosomas resultaron ser más susceptibles a desarrollar tumores, a medida que envejecían, que otros ratones.

Sin embargo, cuando los científicos les añadieron otros errores genéticos a los animales susceptibles a contraer cáncer, el desarrollo de la enfermedad se redujo.

El equipo también estudió a ratones que no tenían un gen supresor de tumores, que ayuda a controlar el crecimiento celular.

Como se esperaba, los ratones que no tenían ese gen eran más propensos a enfermarse de cáncer.

Cuando los científicos crearon ratones sin el gen y con una alta proporción de aneuploidía, también se frenó el crecimiento de tumores.

“Este estudio abre las puertas a una amplia serie de metas terapéuticas potenciales contra el cáncer”, dijo la jefa del equipo de investigación, Beth Weaver.

“Al aumentar el nivel de daño genético, podemos matar a esas células cancerígenas”, añadió.

Fuente: BBCMUNDO.com

Advertisements

Leave a comment

Filed under Ciencia, Tecnología

Comments are closed.